Cerrar
  1. Home
  2. Blog
  3. Planificar el viaje fotográfico

Planificar el viaje fotográfico

Recorrer el mundo con la cámara al hombro es una experiencia inolvidable y muy enriquecedora. Hoy queremos compartir con vosotros algunos consejos para planificar el viaje fotográfico.

Si estáis pensando en la fotografía de viajes, os damos algunos tips:

Uno de los aspectos más interesantes de nuestro trabajo es poder recorrer diferentes países capturando sus colores, sus gentes y sus paisajes con nuestra cámara. Al viajar con un proyecto fotográfico en marcha, la aventura adquiere una dimensión totalmente diferente, por eso es necesario planificar el viaje fotográfico adecuadamente.

No se trata de hacer turismo y generar recuerdos, sino de documentar gráficamente una región en concreto. Aunque siempre hay que dejar espacio a la improvisación, pues nunca se sabe qué o quién puede ponerse delante de nuestro objetivo, lo ideal es llevar un planning previo. Al pensar con antelación en qué tipo de fotografías queremos conseguir estaremos más receptivos a la inspiración. Paisajes naturales, rincones urbanos, retratos de personas locales, costumbres folclóricas… Todo vale para contar historias, el abanico es realmente amplio.

Inspiración

Si ya tenemos claro nuestro destino, lo mejor que podemos hacer es empaparnos de él antes de llegar. Podemos utilizar revistas de viaje, bancos de imágenes o guías turísticas. Serán el punto de partida perfecto para hacernos una idea de qué vamos a encontrar y para documentarnos sobre la zona. ¡Investiga!

Las Redes Sociales también son una fuente de inspiración y generalmente se encuentran en ellas fotografías con connotaciones artísticas y muy personales, lo que siempre sirve para apuntar ideas y descubrir puntos de vista novedosos.

Hacer esto es importante, pero no sólo cuando se trata de fotografía de viajes. En general, lo mejor que puede hacer un fotógrafo por sí mismo es entrenar el ojo a base de consumir mucha fotografía profesional de diferentes disciplinas. Es una manera muy interesante de ampliar nuestro conocimiento y de generar nuevas ideas.

Establece un itinerario propio y organiza el tiempo

Señalar sobre un mapa los lugares de los que te interesa sacar fotos específicas es muy útil. Lo normal es que el tiempo que vayas a pasar en un lugar sea limitado, así que saber exactamente dónde se encuentran tus puntos de interés hará que no pierdas el tiempo.

En este momento hay que pensar en el horario. Ya sabemos que las mejores fotos con luz natural se toman al amanecer y al atardecer, cuando la luz dorada cae horizontalmente sobre las superficies. Hay que tener en cuenta a qué hora sale y se pone el sol en cada latitud para no llegar tarde y perdernos la magia de ese momento.

Prepara bien tu equipo

Si eres un fotógrafo experimentado puede que conozcas tu equipo como la palma de la mano y, aun así, te recomendamos que pienses bien qué vas a llevar contigo. La cámara, los diferentes objetivos, trípode, flash, baterías de sobra, tarjetas de memoria…

Puede parecer obvio, pero elaborar una checklist antes de salir a tomar fotos cada día y comprobar que está todo donde debe estar te ahorrará lamentar descuidos después. Nadie quiere perderse la foto perfecta por no haber dedicado tiempo a organizar todo el material.

Las “fotos de postal”

Aunque todos queremos que nuestras fotos sean originales y diferentes de las que hace el resto, no tiene nada de malo ir a los lugares más emblemáticos a fotografiar monumentos o zonas de interés turístico.

La idea es dejarse llevar y buscar tu propia mirada. Experimenta y juega con las perspectivas. Seguro que puedes conseguir una foto distinta de todas las que has visto hasta el momento.
Es buena idea anotar desde qué lugares se puede obtener una buena panorámica. Los miradores son lugares excelentes para fotografiar el skyline de una ciudad o un paraje natural de los que quitan el aliento.

Rincones únicos: explora

Pero también te recomendamos explorar. Ve más allá y piérdete entre las calles, aléjate del centro y busca esos rincones especiales que son el verdadero corazón de un lugar. Con el tiempo se termina desarrollando el olfato para dar con ellos.

Hay sitios específicos que nunca fallan en los que captar el espíritu de la ciudad. Visita los mercados donde los locales hacen su rutina, ve a templos o lugares de culto, encuentra el distrito financiero de una gran ciudad y ve a la hora punta, busca polígonos industriales y zonas residenciales. Otra buena idea es consultar la agenda cultural de la zona, puede que durante los días que vas a pasar allí haya programados festivales, eventos o celebraciones. Seguro que en sitios así no dejas de toparte con escenas que sacarán lo mejor de ti como fotógrafo.

La posibilidad adversa

Todo son ventajas a la hora de planificar el viaje fotográfico. Sin embargo, es posible que nos topemos con algunas dificultades o imprevistos que se escapan de nuestro control.
El mal tiempo puede jugarte una mala pasada. Es casi obligatorio comprobar la meteorología, pero debemos ser conscientes de que puede cambiar el tiempo de un momento para otro y que las condiciones del tiempo te frustren o te hagan cambiar el itinerario. Hay que aprender a adaptarse a este tipo de situaciones y afrontarlas con la mejor actitud posible.

Otra posibilidad es que llegues a un lugar determinado y te encuentres con que está en obras. No está demás investigar sobre este tipo de cosas antes de decidir los lugares que queremos fotografiar. Aunque quizá se le pueda sacar partido a la situación y conseguir fotos interesantes bajo estas circunstancias. ¡No hay nada como experimentar!

Puede ocurrir también que pretendas llegar a un lugar y que no sea precisamente accesible y que no encuentres el modo de llegar; o que llegues y encuentres a una masa de gente que no te permite aprovechar el sitio fotográficamente. Siempre es bueno en estos casos tener un plan B en alguna zona cercana.

Desde Goncom os animamos a viajar y a descubrir nuevas latitudes siempre que tengáis oportunidad de hacerlo. No hay nada como vivir experiencias diferentes y poder volver a ellas cada vez que revisemos nuestro álbum de viaje.

Relacionados