Cerrar
  1. Home
  2. Blog
  3. Disfrutando del golf amateur en la TAWGC

Disfrutando del golf amateur en la TAWGC

Nos hemos trasladado a Turquía durante todo el mes de noviembre para documentar con nuestras fotos uno de los mayores eventos destinados al golf amateur: la Turkish Airlines World Golf Cup

La TAWGC reúne a golfistas aficionados de todo el mundo desde 2013.

La Turkish Airlines World Golf Cup es el evento de golf amateur más grande del mundo y ha sido todo un reto profesional documentar con nuestra cámara una actividad de tal magnitud en un entorno tan estimulante para el ojo de un fotógrafo. Ha tenido lugar en más de 100 ciudades de 70 países a los que vuela la aerolínea y ha sido alojado, entre otros, en campos de ciudades como Dubai, Shanghai, Estocolmo, NewYotk, San Francisco, Tokio, Barccelona, Londres y muchas más…

Un enclave único para una final incrreíble

Se trata de una Copa Mundial disputada por 8.000 participantes que culmina con una emocionante Grand Final. Este año se ha celebrado durante dos jornadas en el lujoso hotel y club de golf Cornelia Golf Course, en la impresionante región de Belek, Antalya, al sur de Turquía.

De esta Grand Final emerge un único ganador que, junto a otros nueve contendientes y ganadores en otras categorías del golf amateur distintas, pasa a jugar el ProAM previo al inicio del Turkish Airlines Open, torneo que pertenece al circuito European Tour y a uno de los Rolex Series del circuito que este año se disputó en el Maxxroyal Montgomery, uno de los campos de golf más prestigiosos.

El golf amateur en la fotografía deportiva

Si por algo se caracteriza la fotografía deportiva es por la inmediatez de los acontecimientos. En el deporte generalmente todo ocurre muy rápido y el fotógrafo tiene que estar listo en todo momento y conocer muy bien su propio equipo y, por supuesto, tener un amplio conocimiento técnico de la fotografía para obtener buenos resultados.

Sin embargo, el golf es casi una excepción. A diferencia de otras disciplinas, los movimientos son pausados y lentos. El jugador no corre ni entra en contacto físico con otros jugadores. Esto lo convierte en un juego perfecto para la fotografía. Sin embargo, esto no quiere decir que obtener imágenes elegantes y de calidad sea pan comido. El golf es un juego repetitivo, por tanto, es la mirada del fotógrafo y su técnica lo que marcarán la diferencia al inmortalizar los mismos movimientos una y otra vez.

Por otra parte, es un deporte que requiere el máximo silencio posible, los jugadores necesitan un grado de concentración bastante alto. Esto significa que no podemos movernos con nuestra cámara bruscamente ni atravesar la línea de tiro andando alegremente por el green. Más bien tenemos que convertirnos en cazadores sutiles y pasar lo más desapercibidos posible.

Os dejamos con algunas fotos de este espectacular torneo. Para verlas todas, podéis echarle un vistazo a la galería.

 

Relacionados