Cerrar
  1. Home
  2. Blog
  3. Fotografía publicitaria: ¿en qué consiste?

Fotografía publicitaria: ¿en qué consiste?

El objetivo de la fotografía publicitaria es vender, lo que exige altas dosis de creatividad.

Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras. Esta frase conocida por todos cobra verdadero sentido en el contexto de la fotografía publicitaria o fotografía comercial. Esta disciplina fotográfica está pensada para influir y sugestionar a los consumidores en la toma de decisiones y que decidan adquirir un producto, servicio o experiencia. Para conseguir tal fin, el protagonismo de la imagen deben tenerlo el producto o la marca en cuestión y es responsabilidad del fotógrafo que ambos resulten atractivos.

Cómo debe ser una imagen en fotografía publicitaria

  • Llamativa. Por muy obvio que pueda parecer, es imprescindible que una imagen capte la mirada del público ipso facto. La imagen comercial no puede pasar desapercibida sino que debe permanecer en el recuerdo de las personas. Se busca un impacto visual.
  • Conceptual. La imagen debe transmitir una idea específica. Concretamente la idea que el anunciante quiere ver plasmada en la foto. Esto no quiere decir que la creatividad esté limitada, ¡al contrario! Lo que significa es que al fotógrafo le será dado un contexto sobre el que trabajar del que no podrá salirse sin un consenso previo.
  • Persuasiva. En todo momento el objetivo final es la venta. Nuestra imagen debe seducir al consumidor y animarle a adquirir ese producto y no otro.

Características de un buen fotógrafo publicitario

Existen muchas ramas dentro de la fotografía comercial: de producto, de moda, de comida o corporativa. Todas ellas se desarrollan en su propio contexto y cuenta con unos requerimientos específicos. No obstante, si nos centramos en los aspectos generales con los que un buen profesional debe contar, se podrían resumir de la siguiente manera:

  • Alto conocimiento técnico. Dominar no solo el equipo y los diferentes tipos de cámaras, objetivos, flashes, etc. sino conocer en profundidad aspectos como la iluminación, la composición, el color, etc. Es imprescindible en esta profesión: hay que estar muy bien preparado para cualquier demanda en fotografía publicitaria.
  • Creatividad. Esta es una cualidad importante. Todos vemos imágenes publicitarias por todas partes: en la calle, en revistas, en Internet… El consumidor está muy acostumbrado a ver este tipo de fotos así que, cuanto más originales y llamativas sean nuestras fotografías comerciales, mayor posibilidad habrá de captar su atención.
  • Improvisación. Siempre surgirán cambios de última hora o nos toparemos con problemas que no dependen de nosotros como profesionales. Ser capaces de resolverlos de forma ágil, aportando nuevas ideas y sabiendo adaptarnos a los cambios es un plus. Aunque seguramente habrá personas más predispuestas a ser resolutivas en este sentido, es algo que se va consiguiendo con el tiempo y la experiencia.

En Goncom Studios llevamos muchos años dedicándonos a la fotografía publicitaria y de producto. Puedes ver algunos de nuestros trabajos en esta galería de imágenes y si estás buscando un equipo profesional con el que obtener los mejores resultados, puedes contactar con nosotros en cualquier momento y estaremos encantados de hablar contigo.

Relacionados